29 de enero de 2014

Me gusta la lluvia...


Me gusta la lluvia, no sé bien por qué. O sí lo sé. Siempre me gustó.
Por lo general, el sonido y el aroma que traen consigo los días lluviosos, me traen agradables recuerdos.

Mi dormitorio lindaba con un pequeño patio de aireación, que estaba techado con un toldo de fibra de vidrio. Tenía una puerta que daba a él. Cuando llovía el ruido era infernal, quien no viviera allí, seguramente no podría entender cómo hacíamos para soportarlo. Y yo que estaba tan cerquita, disfrutaba como si fuera una bella melodía. Cuando lloviznaba era como una canción de cuna, muy suave.. A medida que la lluvia se hacía más intensa, el sonido comenzaba a tomar fuerza, hasta que en algún momento parecía que el toldo se vendría abajo. Me gustaba escuchar ese sonido, sentir ese olorcito a lluvia, sentirme protegida frente a  algo que sonaba casi, casi peligroso, acurrucarme y esperar disfrutando, que pase.

La lluvia me trae también nostalgia y recuerdos de los veranos en Parque Camet.  Allí pasé todas las vacaciones en mi infancia. Está en las afueras de Mar del Plata, una ciudad balnearia que se encuentra sobre la Costa Atlántica, en Argentina.

Mis abuelos tenían una casa con mucho parque, algo que no tenía en Rosario en el lugar donde yo vivía.
Allí lo más sorprendente a mis ojos y a todos mis sentidos era la naturaleza.

Cuando llovía, veíamos a través de dos grandes ventanales, un espectáculo maravilloso... Cierro los ojos y siento aún hoy, el aroma a tierra húmeda, las gotas que con el viento mojaban mi cara estando sentada con mi abuelo en la galería observando la lluvia, en silencio. Recuerdo el asombro frente a aquel cielo color naranja que asomaba entre los árboles cuando regresaba la calma, recortando sus siluetas de manera perfecta.

Recuerdo la alegría de volver a jugar en la vereda cuando la lluvia cesaba, pasar con la bicicleta sobre los charcos, abriendo las piernas en el aire, sintiéndome libre y feliz a la vez.


Algo que me deslumbraba era ver tan de cerca, aquello que en mi casa solo veía en documentales o fotos de revistas.. Las plantas humedecidas con las gotas de lluvia. Me daban una sensación de frescura, de alegría…

Me gusta mojarme con el agua de lluvia y ver sus gotas dibujadas en el suelo. Imagino que al caer va limpiando el aire para que luego, cuando salga el sol, todo se vea más lindo.

Ahora, después de muchos años, vivo en un lugar en el que tengo dos grandes ventanales. Cuando llueve, me gusta mirar a través de ellos. Observar como bailan las hojas de los árboles, sentir al viento soplar sin miedo y escuchar su canto.

Hoy llovió, con intensidad y como siempre, apenas cayeron las primeras gotas exclamé en voz alta: ¡Qué lindo! ¡Me encanta que llueva! Lo demás, todo eso que pasa por dentro mío cada vez que el cielo baña a la tierra, es lo que les conté aquí.





Me gusta la lluvia, me trae lindos recuerdos…





  • Arcanastu Blog directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

27 comentarios :

  1. Me gusta y necesito la lluvia, ya que soy como un alfibio mutante y el elemento del agua en forma de lluvia hace inspirarme tanto... Por eso el ser gallega me conlleva a disfrutar de la lluvia sin sentirme defraudada al despertar de cada mañana.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro

    ResponderEliminar
  2. La lluvia!!, a mi también me gusta mucho ver llover y más aún cuando uno puede estar al lado de la chimenea leyendo un buen libro por ej.
    Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Rosa María: Me identifico en que yo también "necesito" la lluvia. Cuando pasa un tiempo prolongado sin que llueva, lo deseo ansiosamente. Si bien me encantan los días de sol, disfruto mucho de los días lluviosos, me inspiran y me cambian el estado de ánimo. Un gran abrazo para tí!

    ResponderEliminar
  4. Rayén: ¡Qué gusto volver a verte por aquí! En Argentina, ahora es verano.así que por el momento me conformo con que la lluvia traiga algo de aire fresco.. Y en invierno, claro que disfruto del calorcito de mi hogar observando la lluvia por la ventana.. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Buenas, ando un poco desconectado estos días pero no me olvido de vosotros.

    Se acerca San Valentín, todo bonito ese día y después, broncas mil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la lluvia en días como hoy que aquí, en la otra punta del mundo cae fría y sin piedad mientras desde el salón, con manta y café , leo blogs, aquel libro que dejé abandonado los dos últimos días y disfruto de un día en casa, tranquila y feliz.
    Me trajiste recuerdos cuando, también en casa de mis abuelos, veía como la lluvia arrastraba cantos rodando por carreteras sin asfalto y que al día siguiente nos dejaba caracoles en todos los jardines para hacer carreras interminables.
    Un bonito y entrañable post
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Meri. Encantado con tu seguimiento, y aquí me tienes, también siguiéndote.
    Un beso desde Madrid.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu visita, Meri, que me ha permitido conocer tu espacio. Aquí me quedo, con tu permiso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Nurocas: Creo que siempre hay un motivo para disfrutar de un día de lluvia... (siempre y cuando te guste la lluvia, claro). Esos detalles con los que solemos acompañar estos momentos (café, un buen libro, la compu y.. por qué no una buena compañía) completan un cuadro estupendo. Lo de los caracoles, me trajo a la memoria a mí también, que en la casa de mis abuelos que cuento en el post, también los buscábamos entre las plantas (había muchos!) para observarlos de muy cerquita..Los buenos recuerdos asociados a aromas, sonidos y vivencias, a mí me provocan una sensación de calma y plenitud. Un gran abrazo Nurocas!

    ResponderEliminar
  10. Antonio Porpetta: Gracias Antonio! Como ya le dije, es un honor contar con su paso por Arcanastu Blog. Aunque "todavía" no nos atrevemos a incursionar en el complejo arte de la poseía, sabemos apreciarla la buena pluma y nos hemos deleitado con sus versos. Un abrazo desde Argentina!

    ResponderEliminar
  11. eRRe: Muchas gracias por acercarte a nosotros, como habrás visto, escribimos de todo un poco. Esperamos verte seguido por aquí dejando tus comentarios y opiniones. Me pasaré con más tiempo por tu blog que por cierto, me ha parecido muy interesante. Un abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  12. Yo, sin embargo, odio la lluvia. No para verla a través de los cristales, sino para tener que soportarla. Prefiero el viento de por estos lares. Es desagradable, pero no deja secuelas. La lluvia moja. Llena de agua el hueco que dejan las baldosas sueltas y, cuando las pisas, te deja calado el calcetín para un buen rato. El suficiente para coger un resfriado. Sin embargo me ha gustado tu narración, lo que sucede es que a veces me gusta ponerme del otro lado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. A mi me encanta sentirla cuando estoy acostada, es relajante.
    Pasear bajo una llovizna menudita también me gusta.En fin......
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. He visto que dejaste en mi blog tu huella, y aquí estoy leyendo tu precioso relato. Recuerdos de un ayer lleno de bonitos paisajes que vas dibujando con ese gusto por la lluvia.
    A mi me gusta más el sol, esos días llenos de luz donde el cielo es plenamente azul decorado con alguna bola de algodón.
    Un pacer pasar por tu letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. También amo un tipo de lluvia, aquella que es mansa, sin viento, y muy densa. Y siento de manera similar cuando pasa, dejando ese aroma tan característico del ozono.
    Es muy grato tu sitio, también te sigo, un beso argentino.

    ResponderEliminar
  16. Macondo: Me ha encantado ver en tu comentario la otra cara de la lluvia. Si bien a mí me encanta, intento no pisar baldosas flojas y llevar un paraguas plegable en mi bolso por si me sorprende cuando no deseo que me moje. Saludos! y gracias por tu paso por aquí.

    ResponderEliminar
  17. Julia López: Hay muchas formas de disfrutar la lluvia, detrás de una ventana, caminando y dejando que se deslice por nosotros, escuchándola... Saludos, esperamos verte seguido por aquí Julia!

    ResponderEliminar
  18. Elda: Gracias a tí por pasarte por Arcanastu. Yo también amo los días de sol e imaginar historias con formas que se arman y desarman en el cielo. Pasaré con tiempo a leerte en tu blog. Un gran cariño para tí.

    ResponderEliminar
  19. Navegante Del Alma: Gracias por dejar tu comentario en nuestro blog. Es linda la lluvia siempre y cuando no deje huellas de dolor con inundaciones como suele pasar en muchos lugares de nuestro país últimamente. Lo pensé antes de escribir este post, pero preferí el lado bello de este fenómeno que me dá una energía especial. Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Gracias por seguir mi blog "Las afueras del paraiso" Desde Salamanca saludos cariñosos. Nati

    ResponderEliminar
  21. Me gusta la lluvia pero para dormir.., me arrulla el sonido y me duermo, pero un dia lluvioso me molesta, no me deja hacer nada, enloda mi auto, mis zapatos... ufff no me gusta.saludos.
    carlos

    ResponderEliminar
  22. Ah, este post es muy evocador! Mi infancia fue parecida, crecí en un apartamento en Caracas y las visitas a casa de mi abuela me traían la libertad del campo, la plenitud de la naturaleza y todavía hoy, cuando llueve, canto :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. El Innombrable: Entonces a disfrutarla como una dulce canción de cuna y cuando no puedas hacerlo de este modo, deberás armarte de paciencia para ser feliz en la adversidad o al menos no pasarla tan mal. Saludos!

    ResponderEliminar
  24. taty: A seguir cantando!! con lluvia, con sol y con nubes.. A mí me pasaba eso de sentir la gran diferencia en ese lugar mágico que era la casa de mis abuelos. Todo era sorprendente, la naturaleza me sorprendía en todas sus formas. Gracias por comentar! Saludos!

    ResponderEliminar
  25. Hola Mercedes, Funes cerquita de mi ciudad, Rosario. Encantada que estés en mi blog y con mucho gusto ya estoy en el tuyo. A mi también me encanta la lluvia por muchos motivos, algunos coincidentes con esta bella prosa que he leído. Un beso y un gusto sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  26. Hola Meri!

    Muy lindo lo que escribiste. La verdad que la lluvia es algo encantador. Me encanta escuchar ese sonido tan característico de las gotas que caen mientras estoy descansando un rato. También es hermoso el cielo anaranjado o rosado que se forma luego de llover en algunas ocasiones, realmente es algo muy llamativo. Espero que andes muy bien y tengas mucho éxito en todo!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  27. La lluvia, la inspiración otoñal, a mi me gusta. Esas primeras lluvias sobre todo, ver como caen las gotas tras los cristales mientras escribes o lees.
    Un saludo
    Rosa

    ResponderEliminar

Tu opinión nos interesa, alimenta y enriquece a este blog. Permítenos conocer qué ideas te ha inspirado este artículo.
Puedes comentar como "Anónimo", pero si pones tu nombre será más fácil responderte y más amena la charla.

No borramos comentarios estén a favor o en contra de nuestra opinión, salvo que se trate de insultos o rebuznos anónimos.

Muchas gracias por visitar Arcanastu Blog.


Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog