30 de diciembre de 2013

Baila, siempre baila!


La energía  brota y se hace danza…
Danza sin reglas, sin técnica, sin coreografía establecida.

Cuando nuestro cuerpo se pone en movimiento motivado por una melodía, podemos expresarnos con todo lo que somos. No importa el lugar, la edad que tengamos, ni siquiera si somos verdaderamente ágiles. Solo importa que sentimos un deseo de combinar música y cuerpo que se transforman en una danza.

Bailar es algo primitivo, que identifica a los pueblos, establece códigos, y permite expresarse y comunicarse.
¿Quién no comienza a moverse de manera natural al escuchar una melodía? Creo que quienes no lo hacen es porque reprimen algo de sí mismos.

Aprender algún estilo de danza con disciplina implica un compromiso. Yo lo hice por varios años, apasionadamente. Pero hacerlo como disciplina implica una entrega de tiempo y esfuerzo que de alguna manera hace que renunciemos a otras cosas, así que con un gran duelo de por medio, elegí relegar la danza…

Durante muchos años solo bailé en fiestas, casi obligadamente. Pero jamás murió en mí esa niñita bailarina. Estaba siempre allí, esperando el momento.
Nunca más pisé un “estudio de danzas”, pero poco a poco y gracias a que en casa escuchamos frecuentemente todo tipo de música, mi cuerpo comenzó de nuevo a dejarse llevar tomando vida y movimiento.

Cuando sientas ganas, no detengas tus deseos, déjalo salir. No importa la mirada de los demás, el que se anime a criticar es porque muere por ser tan osado como tú, alguien que quisiera ser invisible para poder moverse al compás de la música sin inhibiciones y sentir el placer de bailar.

Baila… siempre baila.. Aunque los años que lleves encima creas que son muchos, aunque nunca lo hayas aprendido profesionalmente, aunque los “inhibidos” se rían de ti, aunque nadie te acompañe en esta dicha de ponerte en movimiento..  Siempre hay uno que es el primero, verás como poco a poco se van contagiando de tu expresión de libertad.

Baila… siempre que lo desees, , muévete, deja que tu cuerpo haga hasta lo que parezca ridículo si así deseas hacerlo, siente la música trepando por tus venas hasta recorrerte entero.

Baila… porque bailando podrás mostrarte de otra forma, sin palabras, con la energía del movimiento hecho danza.

Baila… no tengas miedo ni vergüenza, disfrútalo cada vez que lo hagas, vive ese instante como la mejor muestra de ti mismo.

Baila... solo, con tus hijos, con tu pareja.. Baila con amigos, con la escoba o contigo mismo frente al espejo.

Baila... en tu casa, en la calle, en las fiestas, bajo la lluvia. Aunque te sientas triste o desanimado, aunque haga frío, aunque haga calor o estés cansado.


Les comparto estos tres videos imperdibles de personas que nos muestran que bailar no es imposible, solo hay que desearlo y ponerse en movimiento. Claro que a veces, el talento ayuda, no lo vamos a negar.







Hoy bailé con mi pequeña hijita, nos tomamos de las manos, nos miramos, nos imitamos. Hoy bailé con mi pequeña hijita, nos divertimos como nunca lo habíamos hecho antes. Terminamos tiradas en el piso riéndonos a carcajadas, exhaustas, felices.

     Cundo bailes comenzarás a soñar de la cabeza a los pies..






26 de diciembre de 2013

Sin prisa pero sin pausa...



Aquí estoy, pasó un tiempo bastante prolongado… No nos olvidamos de Arcanastu, no lo abandonamos, solo lo dejamos descansar.

Pero ya es hora de volver, el tiempo que tanto me apremió en los últimos meses, está ahora a mi favor. Fin de año es una época difícil para las maestras de nivel inicial, creo que por algún tiempo hasta nos olvidamos de quienes somos (es que aquí en Argentina, con la finalización del año, termina también el ciclo lectivo). Y no solo para nosotras, también para quienes están a nuestro lado diariamente. Realmente, quien comparta esta profesión conmigo sabrá bien de qué hablo.
Nuestros maridos se convierten en verdaderos profesionales, tanto de la docencia como en el rol de “amos de casa”. Claro que sin su ayuda sería aún más difícil…

Pero soy de las personas que creen que todo es posible, así que pude sobrevivir y aquí vuelvo a escribir.

Justo, justo en una época muy especial del año. Ya ha pasado una de las fiestas tan esperadas… A propósito de esto.. ¡Feliz Navidad para nuestros amigos blogueros y lectores de Arcanastu!.

Por lo general es tiempo de balances, análisis de lo vivido, proyectos para el nuevo año, pero a decir verdad, la vida continúa latiendo al mismo ritmo. Quizás es la necesidad de subsitir y creer que todo comienza de cero, que las cosas mejorarán el año próximo y que la vida puede dar un giro de ciento ochenta grados con tan solo cambiar un numerito en el calendario.

Cada uno vive de manera distinta y única estas fechas.

Hay quienes se invaden de nostalgia y recuerdan  a aquellos seres queridos que ya no están o momentos no tan gratos vividos en el año, haciendo que la fiesta se convierta en una reunión en la que la tristeza toma protagonismo.

Hay otros que creen que, cual Cenicienta, al dar las doce de la noche, todo cambiará mágicamente, no se sabe bien si para bien o para mal, pero el cambio está asegurado.

Están aquellos que prefieren rodearse de cuanta gente se cruce en su camino ese día: familiares, vecinos, comerciantes del barrio y todo aquel que crea que cuantos más seamos, mucho mejor. Lo importante es festejar. Todos están invitados.

Y no olvidar a quienes prefieren la soledad y una botella (o varias…) de una buena bebida que les haga olvidar sus penas…

Voy a intentar aferrarme a la creencia de que lo mejor está por venir. ¿Y por qué no desear que las cosas vayan cada vez mejor?
Para no desentonar con el clima festivo, me atrevo a hacer un pequeño balance..

2013… Un año para mí un poco extenso, por momentos parecía que jamás terminaría (y aún no terminó). Un año con muchas sorpresas, entre ellas haber iniciado Arcanastu, habernos “atrevido”, sabiendo que el tiempo libre no es lo que más abunda en nuestras vidas. Era solo cuestión de encontrar el momento, de buscarlo si no estaba tan a mano. Escribir para el blog fue de lo mejor que me pasó en 2013. Descubrí que podía expresar de una manera distinta y llegando a muchas otras personas, mis pensamientos, mis inquietudes, mis ideales y todo lo que tuviera ganas de decir.

2013… Un año lleno de progresos, en el que vi crecer a mis hijos en forma vertiginosa. Cada uno en la etapa que está transitando. Pero crecieron y mucho.

2013… Difícil a veces,  pero lleno de momentos plenos. Esos momentos únicos que uno quisiera congelar. Cosas que pasan desapercibidas quizás para algunos, pero que dentro de uno sellan algo mágico, sensaciones que nunca vamos a olvidar. Debo tener suerte, porque este año estuvo lleno de estos pequeños momentos en los que muy bajito me dije a mí misma: "vas por buen camino, no abandones esta ruta”.

2013… Un año que da lugar a otro nuevo año, se entrelazan, continúa la vida. Voy a seguir caminando, buscando, aprendiendo, viviendo, sin prisa pero sin pausa.

Toda ocasión es propicia para saludar y regalar deseos de prosperidad, así que un cariño muy grande para todos nuestros amigos de este mundo tan fascinante y para quienes por algún motivo han llegado hasta aquí para leernos.

¡Buen 2014!





Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog