27 de septiembre de 2013

Cuentos Chinos #10: El Rey Mu y la Reina Madre


El origen de Xi Wangmu (西王母), la Reina Madre de Occidente, ha dado lugar a algunas especulaciones interesantes y hay muchos cuentos sobre ella. En el Shanhaijing (Libro de las Montañas y los Mares) Se la representa como una temible criatura con cola de leopardo y colmillos de tigre, gobernando sobre las pestes. Pero en otras leyendas, ella es una elegante y encantadora persona, amante de la música. En la historia de Chang'er, su amante Hou Yi (el arquero que derribó los soles), fue de ella de quien obtuvo un elixir de la inmortalidad.

Uno de los cuentos más populares sobre Xi Wangmu se refiere a una visita que recibió del Rey Mu, quinto gobernante de la dinastía occidental de Zhou (siglo 11 -711 A.C.) Este monarca se hizo famoso por un gran viaje hacia el oeste, más allá de los límites de su reino. Mirando fijamente a Luoyang, dijo que viajó hacia el norte hasta Shanxi y el distrito del valle del río Huanghe y luego hacia el oeste a través de Qinghai (actualmente Xinjiang). Muchos historiadores modernos dudan que realmente haya realizado tal viaje colosal, una distancia prácticamente imposible para aquellos días. Las regiones occidentales eran casi desconocidas para la gente del centro de China, y los cuentos fantásticos acerca de la gente y los lugares que allí existían, eran muy frecuentes.

Los Cuentos del Rey Mu, escrito durante el período de los Reinos Combatientes (475-221 A.C.) dice que lejos hacia el oeste se encuentra un gran lago, conocido como el Lago de la Perla por los nativos, donde se pueden encontrar perlas y jade. El agua es cristalina y rebosante de peces, y allí Mu pasó estuvo pescando mientras disfrutaba del majestuoso paisaje. Luego cuando el rey con su comitiva llegó a un lugar llamado Chunshabn (cerca de las que hoy se llaman Montañas Congling), se encontraron caminos cubiertos de flores y numerosas aves y animales exóticos.

Entonces llegaron a las montañas Kunlun donde visitaron Xi Wangmu en su palacio, junto a un lago llamado Yaochi (nombre de una piedra de colores atractivos). Él le ofrendó como regalo el jade más exquisitamente fino y trescientos pernos de brocado. Ella le agasajó con un banquete junto al lago, donde abundaban fabulosas frutas y manjares deliciosos. Entre ellos brotó un loto que floreció en invierno con las vainas llenas de un centenar de semillas, dátiles negros de medio metro de largo provenientes de árboles que dan frutos sólo cada cien años, y crujientes melocotones frescos que maduran cada diez mil años, confiriéndole inmortalidad a quienes los prueben.

Durante el banquete, la anfitriona y el distinguido huésped se turnaron para recitar poemas improvisados especialmente ​​para la ocasión. la reina recitó:

Nubes blancas en el cielo.
Asoman tras las colinas.
Invitado Ilustre de tierras lejanas,
montañas y ríos nos separan.
Que tengas una larga vida y
vuelvas pronto por aquí.


A lo que el Rey Mu respondió con emoción:

Viajo hacia el Este, pero volveré,
cuando mi pueblo sea próspero
y el país fuerte.
Espérame tres años hasta
que nos volvamos a encontrar.

El Rey Mu vivió más de cien años, pero no hay ningún registro de un segundo viaje para visitar a la reina. A su regreso a la capital de Zhou, sus ministros se quejaron de que el viaje había sido demasiado largo y extravagante. El Tesoro del Estado estaba casi en bancarrota. Frente a la pobreza de su pueblo, el Rey Mu, que era conocido por ser un gobernante relativamente juicioso, renunció a la idea de nuevos viajes. El incidente fue inmortalizado en un poema escrito unos 1.800 años más tarde por el poeta de la dinastía Tang, Li Shangyin (813-858 D.C.)


Estudiando los registros más antiguos en los que se menciona la Reina Madre del Oeste, los eruditos modernos concluyeron que Xi Wangmu bien pudo haber sido líder de una tribu del oeste - posiblemente una mujer, pero más probablemente un hombre – de cuyo nombre, fonéticamente traducido al chino, se interpretó como Reina Madre.

En los “Cuentos de Xi Wangmu” escritos durante la Dinastía Han (206 A.C. - 220 D.C.) se representaba a la reina como una hermosa mujer de 30 años que visitó al Emperador Wu-Di, de la Dinastía Han Occidental para su cumpleaños (r. 156-87 A.C.) y le obsequió melocotones de la inmortalidad.


Otros mitos la relacionan con Dongwanggong (Rey Padre del Paraíso Oriental) con quien se reunía una vez al año. En historias y óperas producidas en años recientes se la conoce como la Madre de Oro de Yao Chi, quien ofrecía un banquete de melocotones a los inmortales el día de su cumpleaños, cosa que coincidía con el momento en que estos frutos maduraban. El cuento relata que en uno de esos banquetes el Rey Mono Sun Wukong robó los melocotones y se metió en un montón de problemas.


Otros Cuentos Chinos en Arcanastu:

#01 - PanGu crea el Mundo
#02 - Nüwa, madre de todos
#03 - El Emperador Amarillo
#04 Hou-Yi y Chang'er
#05 - Yu el Grande
#06 - Jie el Tirano
#07 - Yi Yin, el Sabio Consejero
#08 Jiang Tai Gong
#09 - La sonrisa de una concubina


"Noticias Pequeñas" de todos lados, vol.03


¿Que noticias nos llamaron la atención esta semana en Arcanastu? Debajo hacemos un resumen de 10 temas que leímos estos días en Internet y que aunque no escribimos sobre ellos, compartimos para quien pueda interesarle.

25 de septiembre de 2013

Inspiración, 25 Trucos de Genios


Los que tenemos un blog sabemos lo difícil que resulta algunas veces encontrar la inspiración necesaria para escribir ese post que se nos resiste o crear un contenido interesante sin caer en el nefasto “copy-paste”.

Quizás en estos casos puede sernos de ayuda conocer los trucos que usaban algunos de los grandes pensadores, intelectuales y artistas de la historia para invocar a sus musas. La verdad es que me encontré cosas muy curiosas.

1. Como muchos de nosotros, Beethoven comenzaba el día con un buen café. Su particularidad era que necesitaba exactamente 60 granos bien molidos por taza.

2. Benjamin Franklin era conocido por irse temprano a la cama y levantarse temprano ", y en sus últimos años, se lo conoció por algo más. Sus famosos “baños de aire” matutinos que consistía en leer y escribir completamente desnudo durante aproximadamente una hora. Luego se vestía y a trabajar.

3. Muchos escritores y artistas famosos dan mucha importancia al desayuno. Victor Hugo prefería los huevos crudos.

4. Antes de ir a su consultorio, Sigmund Freud recibía la visita de su barbero personal para recortarle la barba cada mañana.

5. Agatha Christie nunca tuvo un escritorio. Escribió sus 80 novelas, 19 obras de teatro y numerosas otras aprovechando cualquier sitio donde pudiera sentarse.

6. Ernest Hemingway tampoco era adepto de los escritorios y escribía siempre de pie.

7. Thomas Wolfe era otro que escribía de pie, utilizando normalmente la parte superior de un refrigerador como su escritorio, su estatura era de casi dos metros.

8. Algunas personas adoran realmente realizar su trabajo en Starbucks. Rainbow Rowell, autor de la aclamada novela para adultos “Eleanor y Park”, escribió todos sus libros en locales de la famosa cadena multinacional de cafeterías.

9. Richard Wright escribió todas sus obras, llueva o haga sol, en un banco del parque Fort Greene de Brooklyn.

10. La poetisa y novelista Maya Angelou es incapaz de escribir en un entorno bonito. Prefiere trabajar en hoteles y habitaciones de mala muerte.

11. El prestigioso arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright no trabaja bien bajo presión. No puede comenzar a dibujar ni un boceto hasta que haya elaborado el diseño completo dentro de su cabeza.

12. Truman Capote dijo en una entrevista a la revista The Paris Review, -“No se me ocurre nada a menos que esté acostado”. Lo mismo le ocurría al novelista Marcel Proust.

13. Cuando el compositor Igor Stravinsky se sentía bloqueado, se paraba de cabeza para despejar su mente.

14. Woody Allen se mete en la ducha, incluso varias veces al día cuando necesita darle un envión a su imaginación.

15. Pianista clásico Glenn Gould ayunaba los días de grabación. Afirmaba que eso agudizaba su cabeza.

16. Poeta alemán Friedrich Schiller insistía en que el olor de las manzanas podridas dentro de un cajón de su escritorio estimulaba su creatividad.

17. A veces, es cuestión de enfoque. Mientras escribía “Las correciones” una novela que narra el deterioro mental de un enfermo de Parkinson, Jonathan Franzen trabajó en su computadora usando tapones para los oídos, orejeras y una venda en los ojos.

18. Stephen King escribe todos los días del año y tiene como objetivo 2.000 palabras al día, lo cual le insume alrededor de cinco horas.

19. A principios de 1950, Vladimir Nabokov escribía primero los borradores en tarjetas de archivador. De esta manera podía reorganizar párrafos y capítulos rápidamente. Una vez que el autor lograba el orden que quería, su esposa Vera le tipiaba los manuscritos a máquina. ¡Qué pensarían si vieran un procesador de textos actual!

20. Cuando Anthony Trollope terminaba de escribir un libro necesitaba comenzar otro inmediatamente. Lo mismo le ocurría a Henry James.

21. El teólogo Jonathan Edwards, famoso por su sermón “Pecadores en las manos de un Dios enojado” no conoció los post-it ni los grabadores de voz para guardar ideas que se le fueran ocurriendo. Cuando le venía una idea y no podía escribirla, asociaba su pensamiento a una parte de su vestimenta, donde pinchaba un trozo de papel. Cuando Edwards volvía a su escritorio los trocitos de papel en su ropa le recordaban sus pensamientos y así podía escribirlos.

22. Después de la cena, Mark Twain leía lo que había escrito ese día en voz alta a su familia para recibir sus comentarios.

23. Mientras escribía “Entrevista con el vampiro”, Anne Rice dormía durante todo el día y trabajaba de noche. Así conseguía enfocarse y evitar distracciones.

24. El escritor Jerzy Kosinski dormía ocho horas por día, pero no todas a la vez sino que en períodos de cuatro horas distribuidos durante la jornada.

25. El pintor holandés Willem de Kooning era de hábitos nocturnos. A menudo llevaba sombrero y abrigo mientras pintaba ya que en su edificio apagaban la calefacción central a las cinco de la tarde.


Está claro que para crear no hay reglas más allá de las que nosotros nos impongamos. Yo por mi parte, no puedo escribir si no tengo diversos objetos en mi escritorio para jugar con ellos mientras busco ideas, pelotas de goma, reglas, lápices, incluso hasta tornillos o monedas.

¿Y cómo encuentran ustedes la inspiración?




23 de septiembre de 2013

Dexter 08x12: Remember the Monsters? - Series Finale


Venía viendo al día los capítulos de Dexter, al ritmo de USA pero llevo retraso con los reviews de cada episodio. Sin embargo tengo que hablar del final de la serie hoy mismo.
De todas formas luego iré terminando mi análisis capítulo por capítulo en las próximas semanas para quienes estén siguiendo este blog.



Dexter, como toda obra maestra tiene una estructura cuidadosamente diseñada. Se divide en actos como las operas, pero hay un punto clave de inflexión, que no casualmente ocurre justamente a la mitad. La muerte de Rita.

Fueron cuatro años de construcción del personaje y cuatro años para destruirlo. Y cuando digo destruirlo no me refiero en absoluto a la serie en sí, sino al personaje, a Dexter Morgan y sus infinitas máscaras, mentiras, secretos.

Dexter se puso a los escépticos televidentes en el bolsillo; mentiría quien diga que jamás empujó el cuchillo junto a él cuando había alguien en su “mesa” que mereciera la justicia del oscuro vengador. ¿Quién no colaboró con algunos martillazos en el cráneo de Trinity?

Esta ha sido una historia muy difícil de contar, porque Showtime además de mantener la rentabilidad de su producto, debía conformar a los fans y desarrollar un personaje que sea querible haciendo cosas horribles.


El final me ha parecido estupendo, perfecto para esta serie, sin estridencias ni giros violentos de último minuto como he visto en más de una serie.

Dexter murió.

Claramente, el camionero que transporta troncos con su barba anaranjada ya no es Dexter. Finalmente ganó el monstruo y la última mirada a la cámara lo devela. Quien de verdad haya visto la serie y se haya compenetrado con el personaje lo habrá entendido.

No entiendo en absoluto las críticas de muchos. Respeto todas las opiniones pero creo que quienes despotrican contra este final se han perdido algo. El protagonista es un asesino en serie, un psicópata, que por más matices que tenga es alguien que básicamente carece de los sentimientos que rigen al resto de los mortales.

Sabiendo esto, ¿quién puede suponer que Dexter iba a suicidarse? ¿Es que acaso le “brotó” una conciencia de la nada? Ese final hubiese sido decepcionante e incongruente con su personalidad.

¿Alguien pensó que sería detenido juzgado y encarcelado? Dexter estuvo arrinconado, al borde de ser descubierto en decenas de ocasiones y siempre supo escabullirse. Ni el veterano agente Frank Lundy del FBI, ni la capitana LaGuerta, ni el capitán Matthews, ni el fiscal Miguel Prado, ni el mejor sargento que tuvo Miami Metro, James Doakes, pudieron desenmascararle. ¿Por qué lo harían Batista y Quinn?


¿Pensaron que alguien iba a matar a Dexter? Muchos tuvieron esa desafortunada idea. El asesino del camión de hielo, la pirómana Lila West, el sargento Doakes, Miguel Prado, el mesiánico Travis Marshall y por supuesto el espeluznante Arthur “Trinity” Mitchell, entre muchos otros. ¿Quién iba a matarlo? ¿El codicioso detective de poca monta Elway? ¿el perturbado que no pestañeaba Saxon/Vogel? ¿El huracán “Laura”? ¿La gripe? Hubiese sido un pésimo final, cubierto de un moralismo hipócrita, muy propio de las series americanas pero poco realista.

¿Alguien quería que Dexter se fuera a vivir con su familia y trabaje en una panadería? ¿De verdad hay quien prefiera un final del tipo “y vivieron felices, comiendo perdices”? Gracias a los dioses no hicieron esto. Quien necesite una comedia romántica dispone de un amplio catálogo para elegir. Dexter es otra cosa, es un trago difícil para paladares curtidos.


¿Y Debra? Su destino se selló el día que vio a su hermano matando y el asesinato de LaGuerta la condenó a muerte. Era imposible otro final para la desgarbada de los Morgan. Claro que todos la queríamos y una vida con hijos, un perro y una casita en los suburbios hubiera sido mejor final para algunos, pero repito, esto no es una novela de la tarde. Su alma estaba atormentada, quebrada, irreversiblemente rota. Lo mejor que pudo pasar fue que su adorado hermano se ocupe de ella. Poderosa escena la de su muerte y su viaje final en el “Slice of Life”.


También leí a quienes despotricaban porque no se “cerraron” otras historias paralelas de la serie, como la de Masuka, Jamie, Astor, Cody y otros secundarios. Entonces me pregunto ¿A quién le importa? Por eso se llaman “secundarios”, son aderezos, adornos que acompañan a los protagonistas y aportan color, pero no podemos pretender que nos cuenten si el bar de Batista abrió sucursales o si la hija de Masuka tuvo gemelos. A mí al menos, no me interesa en lo más mínimo.

En definitiva, Dexter es una sola obra de ocho actos representando el surgimiento, apogeo, pasión, caída y tal vez, renacimiento de un monstruo único. Hay momentos para todos los gustos pero en su conjunto es una obra maestra con un final a la altura de su argumento, sin contemplaciones. En lo personal me deja un gran vacío y quisiera que hubiera una novena temporada, pero eso ya es puro fanatismo.


El ‘Oscuro Pasajero’ fue quien ganó, siempre…



Otros Review de la 8ª temporada de Dexter:

08x01 - "A Beautiful Day"
08x02 - "Every Silver Lining"
08x03 - "What's Eating Dexter Morgan"
08x04 - "Scar Tissue"

Próximamente analizaremos desde el 08x05 hasta el final...


22 de septiembre de 2013

GP de Singapur: Carrera - Temporada 2013


Y como dije ayer en el review de la clasificación, hoy Sebastian Vettel apretó el botón de “GANAR CARRERA” y así fue. El RB-9 no se comportó como un coche de esta categoría, no pareció un monoplaza de Fórmula 1, voló sobre el pavimento de Marina Bay muy por encima de los demás. Hubo momentos de la carrera en que descontaba más de dos segundos por vuelta a quienes lo seguían y además parecía que Vettel podría haber ido más rápido.

Normamente este tipo de “ventajas” suelen despertar suspicacias, dudas acerca de si el coche estará o no totalmente ajustado al reglamento. Y cómo no sospechar de un coche que va dos segundos más rápido que el resto cuando luego hay 10 coches apiñados en un segundo, peleando milésimas. Todos piloteados por profesionales ultra competitivos y pertenecientes a equipos con los mejores ingenieros automovilísticos del mundo y presupuestos millonarios.

Vettel sonríe al recibir su trofeo. Sabe que a este ritmo nadie evitará que sea campeón.

El fenómeno Red Bull es digno de estudio, sin embargo los fans, los sencillos televidentes solo podemos ser testigos de sus resultados. Muchos podrían argumentar que la caja del coche de Webber expiró en la última vuelta mostrando que son de este planeta, y yo digo que hasta esa escenografía me pareció orquestada. Y la sonrisa cómplice del final entre Christian Horner y Adrian Newey aún en el muro del pit-lane, pareció afirmar que “todo” había salido tal como fue planeado.

Todas estas son especulaciones mías y por supuesto carecen de todo fundamento más allá de mi personal análisis de la evidencia. Quizás estoy molesto porque este tipo de monopolio nunca es muy bueno para este deporte y justamente lo aleja de la imagen de igualdad deportiva que debería regir.

Quienes tienen que cuidar la F1 son los directores de la FIA y todos queremos confiar en que lo están haciendo.

Quitando los Red Bull de la pista, hubo carrera y una vez más a manos de los grandes pilotos. Fernando Alonso dio espectáculo desde el inicio, protagonizando la mejor largada del año que lo lanzó en pocos metros del 7º al 3º lugar.


Este año Ferrari está por detrás de uno o quizás dos equipos y como ya repetí hasta el cansancio, el único que le da esperanzas a la casa del cavallino es Alonso, quien corre mucho más rápido que su coche.
Felipe Massa ya empezó a correr para sí mismo como estuvo declarando en los últimos días. Dijo que dejaría de correr para su compañero y correría para sí mismo, lo cual es algo que siempre debería haber hecho por cierto. Con este nuevo enfoque, el brasileño que hasta ahora rondaba el sexto puesto los domingos de gran premio, en Singapur ha terminado… 6º… con lo que alcanza 87 puntos sumando las 13 carreras de este campeonato, 100 menos que su compañero de equipo Fernando Alonso. Bien Felipe.

Alonso corre siempre al límite, por encima de lo que ofrece su F-138.

Pero hubo otro protagonista en la híper iluminada noche de Singapur, Kimi Räikkönen. El finlandés sacó a relucir su talento y centro gran parte de la atención de las cámaras con persecuciones y sobrepasos espectaculares, a su estilo.
Kimi es sin dudas un talentoso pero quizás le falte un poco de regularidad o concentración, no lo sé. El próximo año correrá junto al español en Ferrari, lo cual aún no me provoca opinión, solo una enorme intriga para ver como encajan dos talentos semejantes en un equipo líder.
Tengamos presente que solo puede haber un número uno. ¿Serán los nuevos Senna y Prost del siglo 21?

El equipo Mercedes se consolida como tercero en el campeonato pero a escasísimos 7 puntos de superar a Ferrari. Hamilton y Rosberg trabajan aparentemente bien juntos y van alternando quien termina por delante en las carreras, con leve ventaja del británico.

Los Lotus de Kimi y Grosjean son la cuarta fuerza pero con muchas posibilidades de subir en lo que resta de temporada. Aquí es claramente el finlandés quien domina la pareja, dentro de la lógica.

McLaren en el limbo, sique fuera de ritmo y ni ‘Checo’ Pérez ni Jenson Button son pilotos demasiado guerreros como para tener esperanzas de remontada, aunque reconozcamos que en 2013 tampoco se han encontrado con el auto óptimo.

El RB-9 de Webber no aguantó. Afortunadamente pasaba por allí Alonso con su taxi.

La carrera no llegó a dos horas de duración por muy pocos segundos, con Safety Car incluido y lo único que la hizo aburrida fue conocer el ganador desde ayer.

Dentro de dos semanas continúa la aventura asiática de la Fórmula 1 en Yeongam, Corea del Sur. Deseo que pase algo, nada malo pero sí algo que cambie el curso actual de los acontecimientos. Como espectador no quisiera ver seis carreras más sabiendo quién ganará y será campeón sin que nadie pueda discutirlo.

Debajo los resultados del GP de Singapur 2013:






21 de septiembre de 2013

GP de Singapur: Clasificación - Temporada 2013


Si digo que en esta carrera se le vino la noche a Ferrari me pueden acusar de recurrir a un chiste fácil, tratándose justamente de un GP nocturno. Sin embargo no veo otra definición que describa mejor el actual momento que atraviesa la Scudería.

Lo más lamentable (y quizás lo único), dejando fanatismos a un lado, es que Ferrari era hasta el momento el único equipo capaz de oponer resistencia a los extraterrestres de Red Bull.


Fernando Alonso no fue capaz de superar el sexto lugar de la parrilla ni en los libres ni en la clasificación, en la que finalmente terminó 7º y para peor, por detrás de Massa ‘el desertor’. El rendimiento del F-138 se ha ido desplomando desde comienzo de temporada de forma notable y los escasos resultados conseguidos en el año siempre dependieron de las manos mágicas de un gran piloto como Fernando Alonso, pero que dadas las circunstancias ya no puede mantener en vuelo a un "jumbo sin alas”.

Y Felipe Massa, parece que finalmente se ha dado cuenta que siempre fue un segundón (quizás lee este blog) y ahora dice que correrá para él. Dicho lo cual confirmo mucho más su nulo espíritu competitivo ya que lleva como 200 años siendo segundo piloto de todos los que le pusieron al lado y ya cuando debería pensar en el retiro decide ser campeón mundial. Pues nada Felipinho, suerte con tu aventura y sobre todo con eso de conseguir una butaca para 2014. Una butaca dentro de un coche de F1, claro, porque muchos canales de TV le ofrecerían una como comentarista mañana mismo.

El tema de Red Bull y Vettel ya aburre. El prolijo alemán solo se sienta en su monoplaza, presiona el botón de “salir en la pole y a dormir. Mañana le cambian el botoncito por el de “ganar carrera” y ya está.

Vettel, esta vez seguido por Rosberg y Grosjean

Muchas victorias, poles, records y estadísticas pero por ningún lado veo personalidad o carisma. No encuentro la chispa que encienda el fanatismo y que agite multitudes haciéndoles gritar desaforados “Se-bas tian, Se-bas tian !!. Además esto de que el coche que gana todo en la mejor categoría del automovilismo tenga nombre de bebida energética también me molesta un poco. Nadie va al supermercado y se encuentra en las estanterías Ferraris, McLarens, Williams… esos nombres nos transportan directo a un autódromo, al olor a combustible, al ruido rabioso de motores y a la velocidad. Red Bull solo me suena a “Oferta $5.75, y si llevas 6 latas te regalamos una…

Supongo que habrá que aceptar la F1 actual tal como es.

Mark Weber, otro retirado que aun corre, parece que no encuentra el botón de “ganar” en su coche, o no lo tiene o no se anima a presionarlo y es por eso que siempre su resultado está por debajo y lejos del de su compañero de equipo.

Desde que Kimi Räikkönen cerró el acuerdo con Ferrari para ocupar el lugar que deja Massa en 2014, su Lotus empezó a correr más lento, mucho más lento. Si bien a principio de año veíamos al finlandés con serias opciones de pelear victorias y hasta soñar con un campeonato, hoy no pasa de la mitad del pelotón. ¿Hará como los futbolistas que quieren cuidar el físico cuando saben que pasarán a un club grande? Ignoro si será así o no, pero lo cierto que lo único que se resiente con esto es, como siempre, el espectáculo que millones de fans seguimos.

Por mi parte no queda mucho por agregar a esto. Singapur es un escenario perfecto, todo bajo control, limpio, ordenado, impresionante. Será una gran carrera donde espero que el resultado final no quede esculpido en piedra desde las primeras tres vueltas. Mañana más.

Posiciones definitivas de la parrilla para el GP de Singapur 2013:






20 de septiembre de 2013

Espejo, espejito...





Dime.. ¿qué es lo que vi reflejado hoy cuando me dispuse a mirarme en mi espejo de mano, así como al paso, junto a la ventana plena de sol?



Hoy me miré, pero no como todos los días, hoy observé mi imagen reflejada, mis ojos, mis poros, mi piel.. Hoy me vi, traté de reconocerme y por momentos me costó hacerlo.
Hoy pude ver mi rostro con otra mirada.

La verdad es que no soy de las mujeres que se cuidan demasiado el rostro, simplemente me pongo crema humectante diariamente. Ese es mi único cuidado. Me maquillo muy poco, solo en determinadas situaciones. Me gusta el rostro natural.

Cuando le pregunté a mi espejo qué era lo que veía,  me respondió: "El tiempo vivido, la vida".. Y fue como si yo misma reflejada me convirtiera en una película, como si la imagen de mi rostro se transformara en cada instante vivido.

Vi mi rostro de niña que jugaba a hacer muecas frente al espejo. Una niña que sentada en una banqueta observaba a su madre cortarle el cabello sintiendo cada caricia de sus manos.

Vi una “mujercita” adolescente que buscaba su mejor perfil, que acomodaba sus rizos para que lucieran impecables, que besaba el espejo para saber cómo se vería el día que  llegara el momento tan esperado..

Vi una “seño” con su delantal, que se observaba feliz de sentir que ese sería el delator de tan bella profesión cuando anduviera por el mundo. Cada persona que me mirase lo sabría..

Seguí mirando muy atenta, esta era mi película, mi historia a través de un espejo… de mi espejo.

Ahora le tocaba el turno a la mujer.. la que había dejado atrás la adolescencia, la que había crecido, la que se maquillaba más sutilmente, y vestía un poco “aseñorada”. Igual su rostro aniñado contrastaba y evidenciaba que aún tenía abundante juventud.

Esta historia reflejada pasaba muy de prisa, creo que transcurrió casi en segundos, pero fue tan intensa..

De pronto no era solo mi rostro redondeado lo que veía en el espejo de mi vida, estaba también mi panza. Veía a una mujer absolutamente feliz de llevar en su vientre a su hijo.. Era la imagen más bella que jamás había visto de mi misma. La veía perfecta y eso que siempre me encontré más que un defectito. Pero ahora no había ninguno, todo era como esperaba verlo, bello, muy bello.

Esta imagen se volvió a repetir, no entendí muy bien, pero esta vez mi  panza era más grande y a mi lado asomaba una  cabecita que besaba tiernamente mi vientre..

Uff.. ya era demasiado, no sé qué más podía seguir después de todo esto, casi dejo el espejo y sigo con lo que estaba haciendo antes de sentarme en esta butaca.

Pero no podía abandonar a esta altura, aunque me dio un poco de temor seguir hasta el final decidí enfrentarlo y continuar.

Claro, ahora entiendo, la imagen siguiente era la peor versión que había visto de mí misma, la que nunca hubiera querido ver,  la que cada vez que me miraba imaginaba que era de otra persona. Mis ojos estaban tristes, mi rostro muy delgado, una lágrima corría por mi mejilla.. Pero sonreía, igual sonreía..
Sabía que esa no sería la última imagen, había más, mucho más.

Fue como si esa misma imagen se fuera transformando de a poquito, los gestos comenzaron a cambiar.. ¿Sería ese mi espejo?.. ¿Sería esa mi imagen realmente? Si.. era mi espejo, y era yo la que iba cambiando inexplicablemente.

No sé cómo sucedió, pero ahora veía una mujer plena, feliz, sonriente y hasta un poquito maquillada. Alegre, graciosa e inquieta… Y sobre todo muy fuerte, no sé como eso podía verse en el espejo, pero les aseguro que era fuerte, cualquiera lo hubiera notado.

Ya estaban por prender las luces de la sala, la película estaba llegando a su fin.. Sentí curiosidad e intriga de lo que vendría en el desenlace de esta historia..

Fue una gran sorpresa volver a verme sin un solo defecto, la redondez volvía a apoderarse de mi, solo sé que sentí felicidad cuando volví a verme tan perfecta, con tanto resplandor..
Ahora dos cabecitas (no tan pequeñas) acariciaban dulcemente mi vientre. Era el reflejo ideal, casi sagrado.

Repentinamente apareció en mi espejo una mujer algo cambiada.. Ya no tenía un rostro juvenil, ni la mirada de alguien que tiene todo por vivir.. Había muchas historias detrás de esa imagen. Era una mujer con marcas, con vida vivida, con risas y lágrimas. Esa imagen no podía volver atrás, solo podía hacerlo en mi recuerdo, un bello reflejo de mi vida.

Todos de alguna manera observamos la imagen que nos devuelve un espejo, porque aunque si bien sabemos que lo esencial es invisible a los ojos, nuestro rostro, nuestro cuerpo también son en parte el reflejo de lo que somos y de lo que fuimos..

Me gustó esta peli, ojalá algún día pueda escribir la segunda parte.


15 síntomas del Pensamiento Distorsionado


Los pensamientos distorsionados, también conocidos como distorsiones cognitivas son simplemente formas en que nuestra mente nos convence de algo que no es realmente cierto. Estas reflexiones erróneas suelen ser utilizadas para reforzar el pensamiento o las emociones negativas – insinuándonos cosas que suenan racionales y ciertas, pero en realidad sólo sirven para hacernos sentir mal con nosotros mismos.

Por ejemplo, una persona podría decirse a sí misma: "Yo siempre fallo cuando intento hacer algo nuevo, por lo tanto fallo en todo lo que intento". Este es un ejemplo de pensamiento “Blanco o Negro” (o polarizado). La persona sólo ve las cosas en términos absolutos - si falla en algo entonces debe fallar en todo. Si además añade, "debo ser un completo perdedor y fracasado" entonces también sería un ejemplo de generalización – tomando el fracaso en una tarea específica y generalizándolo como denominador común de su propio ser e identidad.

Las distorsiones cognitivas son el núcleo sobre el que muchos psicoterapeutas trabajan para ayudar a personas con trastornos del tipo cognitivo-conductual. Aprendiendo a identificar correctamente a este tipo de "pensamiento envenenado" una persona puede aprender a contrarrestarlo. Es un ejercicio largo y difícil para muchos, pero al refutar el pensamiento negativo una y otra vez, poco a poco irá disminuyendo y será reemplazado paulatinamente por un pensamiento más racional y equilibrado.
Los 15 “síntomas” más frecuentes del pensamiento distorsionado son:

Filtrado: Se toman los aspectos negativos y se magnifican, mientras que se filtran todos los aspectos positivos de una situación determinada.

Pensamiento polarizado: Las cosas son blancas o negras, buenas o malas. Sin un punto intermedio, lo que no es perfecto es un fracaso.

Sobregeneralización: Se llega a una conclusión general sobre la base de un solo incidente o evidencia. Si algo malo le sucede una vez que se espera que suceda siempre igual.

Leer la mente: Sin que se lo digan, sabes lo que las personas están sintiendo y por qué actúan como lo hacen. Particularmente, crees saber cómo se sienten los demás hacia ti.

Catastrofimo: Se espera siempre el desastre. Cuando se observa o escucha acerca de un infortunio, se empieza a conjeturar compulsivamente: "Y si tal o cual cosa me ocurriera…", “que pasaría si me asaltaran y me mataran”, “y si chocamos y morimos…”, “y si tuviera cáncer…”.

Personalización: Se tiende a pensar que todo lo que la gente hace o dice es una especie de reacción a uno mismo. Hay también una frecuente comparación con los demás, intentando determinar quién es más inteligente, más atractivo, más exitoso, etc.

Falacias del control: Al trabajar bajo dirección externa, uno se siente como una indefensa víctima del destino. Por ejemplo, ante un trabajo mal hecho se dice: “mi jefe me pidió que trabaje horas extra, por eso salió mal”. Y luego la falacia de control interno que se caracteriza por sentirse responsable del dolor o la felicidad de todos alrededor: “…estás triste, ¿es por algo que hice o dije?

Falacia de la Equidad: Se genera resentimiento al creer saber lo que es justo y lo que no y sentir que los demás o que la vida misma no se desarrolla de acuerdo con esto.

Buscar la culpa: Es culpar a los demás de los propios problemas, o irse al otro extremo y sentirse uno mismo culpable de los problemas de todos. Por ejemplo: “Me arruinaste el día, por tu culpa estoy mal…”, cuando en realidad solo nosotros tenemos control sobre nuestras propias reacciones y emociones, nadie puede hacernos sentir de una forma particular.

Mandamientos: Se crea una serie de reglas férreas sobre cómo uno mismo o las demás personas deberían vivir. Quienes infrinjan esas reglas nos provocarán ira y nos sentiremos culpables si no las cumplimos nosotros. Por ejemplo, “hay que hacer ejercicio, es de vagos no hacerlo” o “las personas responsables se levantan temprano, quienes no lo hacen son despreocupados

Razonamiento emocional: Es el convencimiento de que lo que uno siente es cierto de forma automática. Uno cree que los propios sentimientos reflejan la realidad de cómo son las cosas. “Si lo siento es porque debe ser así

Falacia de Cambio: Se espera que otras personas cambien para adaptarse a uno si se presiona o insiste lo suficiente. Se necesita cambiar a la gente porque la esperanza de felicidad se deposita en los demás.

Etiquetado Global: En base a sólo uno o dos rasgos se cierra un concepto global negativo respecto a un sujeto o situación determinada. En lugar de describir un error ocurrido en un contexto o situación específica se coloca una etiqueta negativa. Uno de los ejemplos más claros el de decir “soy un fracaso” o “tal persona es un perdedor” debido a un error cometido en una circunstancia puntual.

Tener siempre la razón: Se está continuamente a prueba intentando demostrar que las propias opiniones y acciones son correctas. Equivocarse es algo impensable y se llegará a cualquier extremo para demostrar su razón. Por ejemplo “No me importa lo mal que te haga sentir discutir conmigo, tengo razón”. Poniendo se en primer plano la propia afirmación que los sentimientos de los demás, incluso personas amadas.

Falacia de la recompensa Divina: Cuando se espera que todo el sacrificio y abnegación dedicados a determinada persona o actividad tengan una recompensa que se refleje en una mejora para nuestra vida, como si hubiera alguien llevando la cuenta de nuestras acciones y nos premiara por ello. Luego llega la amargura cuando dicha recompensa celestial nunca llega o no lo hace de la forma esperada.
Y como una herramienta adicional de auto-diagnóstico de la personalidad, debajo copio una lista de verificación para detectar si tenemos rasgos de ira oculta:


  • Dilación excesiva en la realización de las obligaciones impuestas.
  • Retraso perpetuo. Siempre se llega tarde a todos lados de manera crónica.
  • Gusto exagerado por el humor sádico o irónico.
  • Sarcasmo, cinismo o la falta de seriedad en la conversación.
  • Suspiros frecuentes.
  • Cortesía forzada, apariencia siempre alegre pero con actitud de "sonreír y aguantarse".
  • Sonrisa diplomática mientras algo nos duele o irrita.
  • Frecuentes sueños perturbadores o atemorizantes, pesadillas.
  • Tono de voz monótono controlado, forzado.
  • Dificultad para conciliar el sueño o dormir toda la noche.
  • Aburrimiento, apatía, pérdida de interés en cosas que son por lo general interesantes.
  • Movimientos más lentos de lo normal.
  • Cansarse con facilidad.
  • Irritabilidad excesiva por cosas sin importancia.
  • Somnolencia incontenible en momentos inapropiados.
  • Dormir más de lo normal, quizás 12 o 14 horas al día.
  • Despertarse cansado en lugar de fresco y reconfortado.
  • Mandíbulas apretadas o rechinar los dientes, especialmente durante el sueño.
  • Tics faciales, movimientos espasmódicos del pie, puños apretados o cualquier movimiento físico repetitivo hecho de manera inconsciente.
  • Cuello rígido o dolor crónico o los músculos de los hombros y espalda.
  • La depresión crónica... largos períodos de deprimido sin razón. (una de las cosas más difíciles de auto diagnosticarse)
  • Úlceras estomacales.

Si nos identificamos con cinco o más de las características descritas arriba quizás deberíamos replantearnos algunas de nuestras conductas y pensar que posiblemente muchas cosas no nos salen como queremos porque nuestra actitud quizás no sea la adecuada.

Indudablemente quien tendrá la palabra final respecto a nuestra salud mental será siempre un profesional especializado, pero esta útil guía puede darnos algunos indicios de que algo no funciona bien en nosotros, de que quizás todo podría mejorar si cambiamos y tal vez nos impulse a buscar la ayuda necesaria para hacerlo.


via: surrenderworks


Mas información en:
- Wikipedia
- Focus on the Family
- Psychology Today
- PsychCentral
- PsicoActiva
- Pro Mens Sana

18 de septiembre de 2013

Como una perdíz


La mayoría de las personas se pasan la vida buscándola.. ¿Es que estará jugando a las escondidas? ¿O es que es la figurita más difícil?

Tampoco está muy claro (por lo menos para mí, ya que me lo replanteo frecuentemente) de qué se trata LA FELICIDAD. Seguramente no hay una sola forma de ser feliz, ya que todos somos diferentes.
Escuché muchas veces por ahí que la felicidad no existe, que son solo momentos, o que pocas personas logran alcanzarla.

Pero… ¿Qué es realmente la felicidad?

No voy a guiarme por lecturas previas (que jamás las hago antes de escribir un post de opinión personal) ni por habladurías, voy a expresar lo que pienso y siento..

Yo pasé por distintos momentos en mi vida, algunos tristes, otros alegres,  momentos de mayor ansiedad, inquietos y otros más tranquilos.

En algunos períodos llegué a creer que no se puede ser feliz, que es una farsa de la vida y de aquellos que desean alcanzar ese estado ideal  y jamás lo logran.

Bueno, tengo que retractarme, a pesar de los tragos amargos de los que nadie (supongo) está exento, hoy pienso diferente, creo que la felicidad es un estado de paz interior y de armonía con la vida que elegimos vivir.

Pero si tuviera que evaluar la felicidad a lo largo de mi existencia, podría decir que hoy me siento una mujer plena, conforme conmigo misma, con mis decisiones, con mi forma de pensar y de actuar y que de eso se trata a mi parecer, la tan ansiada y buscada felicidad.

No pienso que alguien que logra “ser feliz”, convierte su vida mágicamente y todo comienza a ser color de rosa…no. Pero sí creo que para ser feliz hay que tener un deseo profundo de serlo, una predisposición a disfrutar de las pequeñas grandes cosas que nos regala la vida, y una búsqueda incesante de lo bueno para nosotros. Ser feliz también implica alejar del camino aquello que no nos hace bien sin remordimientos, asumir que no somos ni seremos perfectos y sobre todo tener muy abierto nuestro corazón.

¿Recetas mágicas?.. No las hay.

Lo más difícil es darnos cuenta de todo lo bueno que tenemos porque por lo general lo negativo ocupa un lugar muy importante en los pensamientos, las preocupaciones nos absorben, las responsabilidades invaden gran parte de nuestro valioso tiempo de vida y todo esto va provocando un desgaste y un cansancio emocional.

Quizás tendríamos que aprender a darle a cada cosa el lugar que merece, quizás eso logremos hacerlo el día que nos demos cuenta de que nosotros somos lo más importante, que la felicidad está en uno mismo y no en el otro.
Es más fácil culpar a los demás de la infelicidad, en definitiva si el otro tiene la culpa de mi desdicha, cargaré con menos pesar mi insatisfacción.

Lo poco que aprendí en este camino es lo que comparto aquí...

Aprendí a no buscar tanto y a  sentir más… 

Aprendí a mirarme y a mirar a los demás…

Aprendí a cuidar lo valioso que tengo.. y a cuidarme

Aprendí que ser feliz es la paz que tenemos dentro cuando vivimos como deseamos, eligiendo cada momento de nuestra vida lo que queremos hacer, estando en el lugar que queremos y con quienes 
elegimos estar.

No, no hay recetas mágicas, pero seguramente vale la pena encontrarla.



13 de septiembre de 2013

The Descent, chicas en peligro


Terror clásico. Serían las dos palabras con que definiría esta película su tuviera que hacerlo en dos palabras. Los ingredientes son los básicos aunque en proporciones particulares, de decenas o quizás cientos de películas del género.

Un grupo de jóvenes, un escenario apartado del mundo y un escalofriante peligro oculto. Lo que hace de estas películas un producto mejor o peor es la calidad con que se describan y mezclen esos ingredientes.

En The Descent el grupo de jóvenes es integrado por seis chicas aventureras, amantes de los deportes de riesgo y la naturaleza. Los personajes están bien descritos, con una historia en común bien narrada que captará nuestra atención desde el comienzo. Como suele suceder y que es un tópico de estas películas, nos marcan desde el principio diferencias de caracteres entre las protagonistas. Está la arriesgada, la fuerte, la traumatizada, la temerosa, la heroína y la villana.


El segundo ingrediente, el escenario apartado, son los Montes Apalaches, una importante cadena montañosa al este de los Estados Unidos. Allí nuestras protagonistas realizarán una expedición a una enorme cueva natural bajo tierra, cosa que en principio no debería revestir mayor inconveniente para seis mujeres acostumbradas a la aventura.

Hasta aquí todo bien y la película era cautivante y hasta inquietante incluso para alguien curtido en películas de terror de sábado por la tarde. Al incorporar el tercer ingrediente, el peligro oculto, es cuando en mi opinión, el argumento descarrila un poco.

No quiero entrar en mayores detalles por si alguien no la vio y quiere hacerlo. Solo diré que mientras se venía manejando toda la trama en el plano de lo real, la llegada al espectador era más directa y por lo tanto más aterradora, pero cuando pasan a lo fantástico muy de golpe creo que pierden fuerza y el impacto se diluye.


De todas maneras es una película entretenida que nadie se arrepentirá de ver pero que quizás deje un pequeño resabio de decepción a los más exigentes.

The Descent es una película británica, estrenada en 2005, escrita y dirigida por Neil Marshall. Las protagonistas Shauna Macdonald, Natalie Jackson Mendoza, Alex Reid, Saskia Mulder, Nora-Jane Noone y MyAnna Buring, cumplen de forma creíble con su papel aunque sin destacar. Se hizo en una segunda parte en 2009, pero no la he visto aún ni tampoco está dentro de mis prioridades.


Si te gusta mucho este género o nunca viste una película de este estilo te recomendaría ver The Descent. Si ya tenés trayectoria en historias de terror quizás sería mejor buscar por otro lado, algo más novedoso.





12 de septiembre de 2013

Un Gato en París, cuento animado francés


Muchos suelen descartar automáticamente cualquier película donde los personajes estén dibujados o no sean actores reales. Pero yo, como fan del animé siempre presto atención a este tipo de obras porque sé que en el fondo lo importante está en la historia que nos quieren contar y muchas veces la realización artística no tiene nada que envidiar a una película convencional.

La que me ocupa hoy es “Un gato en París” (Une vie de chat, Francia, 2010). La descargué sin grandes expectativas después de haber visto en Internet un par de fotogramas animados donde un gato se metía entre los brazos de una niña aparentemente triste acurrucada en el suelo de su habitación.

Esa breve escena captó mi atención porque me pareció que sintetizaba el consuelo que muchas veces puede significar una cariñosa mascota para muchos niños… o adultos.


Un Gato en París cuenta la historia de un gato doméstico común que se introduce en la vida de los humanos que le rodean modificando de manera impensable los acontecimientos.

Dino, tal es el nombre del felino, vive durante el día en casa de una niña, cuya madre es comisaria de policía y su padre fue recientemente asesinado por un peligroso hampón.
Durante la noche, Dino acompaña en sus andanzas a un ladrón que aprovecha las sombras para incurrir en las casas y llevarse cosas de valor.
La niña no habla, quizás por los traumas sufridos y su única alegría es su gato.

La trama se desarrolla de tal manera que todos los personajes acaban cruzando sus caminos con el intrépido gato como único nexo entre ellos. La historia está muy bien contada, de forma amena, interesante y dinámica. A esto ayuda seguramente que la duración de la película es de tan solo 61 minutos.


La estética visual es muy atractiva, colorida y artística. La animación es manual lo cual en la actualidad es bastante inusual, sin embargo el resultado es siempre extraordinario, para quien sepa apreciarlo. Contiene la justa dosis de magia y fantasía visual que solo la animación puede ofrecernos.

Quizás no sea una película que hará historia, pero vale completamente la hora de tiempo que nos insumirá verla, nos regalará un buen momento.

Quien quiera verla completa en YouTube y en español, puede hacerlo en este LINK





Conociendo a Dios


Ibas camino a casa cuando moriste.

Fue un accidente de coche. Nada particularmente destacable, pero fatal no obstante. Dejas atrás a tu esposa y dos hijos. Fue una muerte sin dolor. Los paramédicos hicieron todo lo posible para salvarte, pero todo fue en vano. Tu cuerpo estaba tan horriblemente destrozado que fue mejor que ya no estuvieras allí, créeme.

Y fue entonces cuando me conociste.

-"¿Qué... qué pasó?”, preguntaste. “¿Dónde estoy?”

-“Has muerto”, respondí con la mayor naturalidad. Sin pelos en la lengua.

-"Recuerdo que… ha… había un... un camión, patinó al frenar… y…”

-“Exacto.”, asentí.

-“Y... ¿me morí?”

-“Así es. Pero no te sientas mal por eso, todo el mundo muere.”, contesté sonriente.

Miraste a tu alrededor. No había nada. Sólo tú y yo. -“¿Qué es este lugar?”, preguntaste, -“¿es esto el más allá?”

-“Más o menos”, te dije.

-“¿Eres Dios?”, titubeaste.

-“Así es.”, contesté. -“Yo soy Dios".

-“Y mis hijos... mi esposa”, preguntaste preocupado.

-“¿Qué ocurre con ellos?”

-“¿Van a estar bien?”, exclamaste sollozando.

-"Esto es lo que me gusta ver”, dije. -“Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es bueno.”

Me miraste con fascinación. Seguramente no lucía como suponías que se vería Dios, era solo un hombre. Quizás podría parecerte una figura indefinida de autoridad. Más como un profesor de la escuela secundaria que el Todopoderoso.

-"No te preocupes”, te dije. -“Ellos van a estar bien. Tus hijos te recordarán perfecto en todos los sentidos. Ellos no tuvieron tiempo para encontrarte defectos. Tu mujer va a llorar públicamente, pero se sentirá aliviada en secreto.” -“Para ser honestos, tu matrimonio se estaba desmoronando. Sin embargo, si te sirve de consuelo, ella se siente muy culpable por sentir alivio.”

-“Oh… ya veo.”, dijiste. -“¿Y ahora qué? ¿Me voy al cielo o al infierno o algo así?”

-“Nada de eso”, contesté tajante. -“Te vas a reencarnar.”

-“Ah…”, sonreíste irónicamente. -“Así que los hindúes tenían razón.”

-“Todas las religiones tienen razón a su manera pero ninguna por completo”, dije. -“Ven, caminemos un poco.”

Me seguiste mientras caminamos en el vacío. “¿A dónde vamos?”

-“A ningún lugar en particular, sólo que es agradable caminar mientras hablamos.”, contesté.

-“Bueno, entonces, ¿qué sentido tiene?”, interrogaste, -“Cuando vuelva a nacer seré nuevamente una hoja en blanco… ¿no?, un bebé. Así que todas mis experiencias y todo lo que hice en esta vida ya no importa… ¿verdad?”

-“¡No es así!”, interrumpí. -“Tienes dentro tuyo todo el conocimiento y experiencias de todas tus vidas pasadas. Simplemente que no lo recuerdas ahora mismo.”

Dejé de caminar y te tomé por los hombros. -“Tu alma es mucho más magnífica, hermosa y monumental de lo que puedas imaginar. Una mente humana sólo puede contener una pequeña fracción de lo que eres. Es como meter el dedo en un vaso de agua para ver si está fría o caliente. Pones una pequeña parte tuya en el vaso, pero cuando la sacas ya ese conocimiento forma parte de todo tu ser.”

-“Has sido un hombre durante los últimos 34 años. Sólo unos imperceptibles 34 años, así que no tuviste tiempo de expandir tu inmensa conciencia en toda su extensión. Si siguiéramos aquí charlando por mucho más tiempo comenzarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacer eso entre cada reencarnación.”

-“¿Cuántas veces he estado reencarnado entonces?”, preguntaste con los ojos vidriosos.

-“Oh, un montón. Montones y millones de miles de montones. Y en una incontable cantidad de vidas diferentes”, dije. -“Esta vez serás una campesina china en el año 540 antes de Cristo"

-“Uh… Un momento... ¿qué?”, tartamudeaste. -“¿Me vas a enviar al pasado?”

-“Bueno, supongo que técnicamente en tus términos, sí. El tiempo, como tú lo concibes, sólo existe en tu universo. Las cosas son diferentes de donde yo vengo.”

-“¿De dónde vienes?” cavilaste.

-“¡Ah, claro!”, te expliqué. -“Vengo de un lugar. Otro lugar. Y hay otros como yo. Sé que querrás saber más, pero sinceramente, no lo vas a entender, todavía.”

-“Oh...” suspiraste algo decepcionado. -“Pero espera, si me he reencarnado en muchos otros lugares y tiempos, entonces… ¿podría haber interactuado conmigo mismo en algún momento?”

-“Claro que sí. Pasa todo el tiempo. Y con ambas vidas sólo conscientes de su propia existencia e intervalo de tiempo, ni se enterarán de que eso sucede.”

-“Pero entonces, ¿cuál es el objetivo de todo esto?”, me miraste desconcertado.

-“¿En serio?” te pregunté. -“¿De verdad? ¿Me estás preguntando por el significado de la vida? ¿No es eso un poco estereotipado?”

-“Bueno… creo que… es una pregunta razonable.” insististe.

Te miré directamente a los ojos. -“El sentido de la vida, la razón por la que cree todo este Universo, es para que tú puedas madurar.”

-“¿Te refieres a la humanidad…verdad? ¿Quieres decir que maduremos como raza humana?”

-“No. Sólo me refiero a ti. Hice todo este Universo para ti. Con cada nueva vida vivida creces y maduras, y tu intelecto se va haciendo más grande y más grande.”

-“¿Sólo yo? Pero… ¿Y todos los demás?”

-“No hay nadie más”, dije. “En este Universo sólo estamos tú y yo.”

Te me quedaste mirando atónito. -“Pero todas las personas en la Tierra..."

-“Tú eres todos ellos. Diferentes encarnaciones de ti.”

-“No es posible, un momento… ¿soy todos?”

-“Veo que lo vas entendiendo.” te dije mientras te palmeaba en la espalda.

-“¿Soy cada ser humano que haya vivido?”

-“Y todos los que vivirán. Sí.”

-“Yo soy Abraham Lincoln?”

-“Exacto. Y eres Alejandro Magno, Cleopatra y Julio Cesar. Eres tu esposa y tus hijos.” añadí.

-“¡¿Soy Hitler?!” gritaste horrorizado.

-“Sí. Y también cada uno de los millones que él mató.”

-“¿Soy Jesús?...”

-“Bueno...”

Te quedaste mudo.

-“Cada vez que heriste a alguien te estabas hiriendo a ti mismo” dije y continué, -“Cada acto de bondad que has hecho, te lo has hecho a ti mismo. Cada momento feliz o triste experimentado por un ser humano fue, o será, experimentado por ti.”

-“¿Por qué?” preguntaste, -“¿Por qué todo esto justo a mí?”

-“Porque algún día, te convertirás en mí. Porque eso es lo que eres. Eres uno de los míos. Tú eres mi hijo.”

-“¡Guau...!” exclamaste incrédulo, -“¿Quieres decirme que soy un dios?”

-“No, todavía no. Eres un feto que todavía está creciendo. Una vez que hayas vivido todas las vidas humanas a través del tiempo, habrás crecido lo suficiente para nacer, como Dios.”

-“Así que todo el Universo…” vacilaste, “sólo es…”

-“Una enorme incubadora.” te respondí. -“Ahora es momento de que renazcas en otra vida.”

Y te envié a seguir con tu camino. En China, año 540 antes de Cristo.

(Autor Anónimo)




Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog