20 de octubre de 2013

Cuando llega el momento de volar...


Esto que voy a contarles es una anécdota que marcó algo esencial en mi vida. Siempre me conmovió ver a una madre con su pequeño hijo, indefenso y dependiente. Pero esta historia es bastante especial… y sencilla, es que al final es cierto que la maravilla de la vida está en las cosas ínfimas, … tan simples.

Los pájaros habían anidado en la columna de mi casa (en donde la columna se une con el techo a dos aguas). Yo solo veía las ramitas  y los pájaros que iban y venían, adueñados sin permiso de ese rinconcito que parecía sentarles muy cómodo.

Un buen día comencé a escuchar el piar diminuto de los pichones que ya estaban allí.. Me emocionó, me gustó que ese lugar de mi casa le hubiera sido tan útil a aquellos pájaros como para recibir a sus “hijitos”, después de todo uno elige el mejor lugar posible  para traer al mundo a sus hijos.

Pasaron unos días… y una mañana que salí justo por allí, donde estaban mis inquilinos, vi a uno de los pichoncitos sobre el pasto, no sabía aún volar.  Sus padres, estuvieron durante todo el día sobrevolando en vuelo rasante, a centímetros del suelo protegiendo a su indefenso pichón, sin poder hacer nada para ayudarlo. Nunca imaginé que un animal podía tener ese instinto tan latente, no podían abandonarlo, casi parecían angustiados por no poder regresar al nido a su pichón..

Antes de que llegara la noche decidí ayudarlos, subí a una escalera  y deposité al pichoncito suavemente en su nido. Me sentí  tranquila, aunque algo invasiva, no quería molestar a esa madre tan preocupada.

Durante los días siguientes, los pichones comenzaron a atreverse a dar breves paseos, practicando cortas salidas y regresando siempre al nido.. allí, donde se sentían seguros.

Poco a poco los paseos eran más largos, se los veía más seguros y confiados y seguramente atraídos por el mundo que descubrían más allá del nido.

Hasta que por fin llegó el gran día, había que volar más lejos, conocer otros lugares, e iniciar una vida propia.

El nido quedó vacío. Supongo que esa mamá había cumplido su misión y ya el nido no le haría falta.
Me sentí algo desolada, no voy a negarlo, no me gustaba ver las ramitas que asomaban en la columna y sentir tanto silencio..

Pero así debe ser.. Los hijos deben volar  para vivir su propia vida. Seguramente algún día construirá su propio nido y la historia comenzará otra vez. Y así siempre la historia vuelve a comenzar..

La maternidad es algo maravilloso, que nos cambia como mujeres y como personas. En mi experiencia, desde el momento en que supe que mi primer hijo estaba en mi vientre, comprendí que la vida sería muy distinta. Me ilusioné, me emocioné, y sobre todo, disfruté. Siempre disfruté de ser mamá, más allá del cansancio que sentí muchas veces.

Esta felicidad se repite con cada embarazo, con cada hijo.. Sé que sus vidas no me pertenecen, que volarán del nido cuando tengan que hacerlo y que elegirán su propio camino..

No espero nada a cambio, solo que sean felices, con eso me basta para serlo yo también.


Este video muestra la asombrosa grandeza de la naturaleza..



Hoy, en Argentina, se festeja el “Día de la madre”. Aunque a veces pienso que es una movida comercial, y que madre se es todos los días de la vida, al final termino sintiéndolo un día especial… es que quienes me rodean se encargan de que así sea. Hoy soy la receptora de todos los honores, las miradas y las demostraciones de cariño.

Puedo disfrutarlo porque sé que no queda solo en este día, ya que cada día es para mí el día de la madre.










  • Arcanastu Blog directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

17 comentarios :

  1. Es una frase más que hecha, pero eso no le quita realidad: Es la ley de la vida.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Así lo contaba mi suegro, el ponía el nido imaginario en un árbol y los gorriones aprendían a volar y cada vez iban a una rama mas alejada del nido, luego ya se atrevían con el árbol de al lado y al final con otro bosque. Padre de 7 hijos .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Humberto Dib: Así es... y es tan lindo volar!! Supongo que cuando llega el momento de ver volar a nuestros hijos debe ser muy agradable contemplarlos. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Ester: Nada más bien representado.. es tal cual la realidad de la vida.. Gracias por tu paso por aquí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Una marvilla de vídeo, yo también hubiera cogido el pajarillo para ponerlo en su nido.Besicos

    ResponderEliminar
  6. CHARO Creo que nace hacerlo instintivamente. después de todo formamos parte de la misma naturaleza... Besos!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu visita. Me ha encantado el video de los pajaritos, aprovecho para mandarte un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar
  8. Ma Angeles, gracias a tí por pasarte por Arcanastu!. Por favor, dime cuál es tu blog ya que no me sale el link. Muy tierno el video de los pajaritos, increíble como esa madre cuida a sus pichones y finalmente los deja volar para que vivan su propia vida, como debe ser.. Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Ver volar a los hijos es por lo que hemos luchado cuando eran pequeños. Cuando sus alas son fuerte e independientes ... soñamos con tenerlos al lado.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡Que maravillosa Historia y que bonito la has contado!!!
    Como decia Rousseau y tengo en la esquina de mi blog:
    "Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza".
    En cuanto a la Maternidad, como decía Elisabeth Stone:
    "Tomar la decisión de tener un hijo es trascendental. Se trata de decidir que tu corazón caminará siempre fuera de tu cuerpo".
    ¡¡¡Gracias por seguir mi Blog!!!
    Ya sigo tu Espacio Mágico y lleno de Sensaciones.
    Abrazos y Besos.

    ResponderEliminar
  11. trimbolera:Creo también que todo lo que hacemos cuando son pequeños es pensando en que cuando vuelen puedan hacerlo seguros, sin miedos y con mucha fortaleza.. claro que siempre los estaremos esperando, una escala por nuestras vidas siempre nos hará muy felices.. Cariños!!

    ResponderEliminar
  12. Pedro Luis López Pérez (PL.LP): Gracias por tu comentario y quedarte por aquí.. Me encantó la idea de que el corazón caminará siempre fuera de mi cuerpo, nada tan bien representa lo que sentimos los padres. La naturaleza siempre nos sorprende, su maravilla no tiene límites.. Esperamos verte seguido por aquí. Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Meri Ruiz, mi blog es "La Gata Rufa" en el cual te di la bienvenida.
    Saludos madrileños

    ResponderEliminar
  14. Volar, vuelan ellos. También volamos nosotros. Todos. En ocasiones, demasiadas, como murciélagos ciegos.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  15. María de los Ángeles: Gracias, un cariño para tí y seguimos en contacto.. Saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
  16. Amando García Nuño: El vuelo es la vida misma.. a veces volamos alto, otras al ras de la tierra, pero de volar se trata.. Gracias por tu paso por Arcanastu, esperamos verte seguido por aquí.. Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Preciosa tu forma de expresarlo .Me ha gustado mucho.

    Muchas gracias por tu amable visita.

    Un beso

    ResponderEliminar

Tu opinión nos interesa, alimenta y enriquece a este blog. Permítenos conocer qué ideas te ha inspirado este artículo.
Puedes comentar como "Anónimo", pero si pones tu nombre será más fácil responderte y más amena la charla.

No borramos comentarios estén a favor o en contra de nuestra opinión, salvo que se trate de insultos o rebuznos anónimos.

Muchas gracias por visitar Arcanastu Blog.


Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog