3 de agosto de 2013

Suegra: La tercera en discordia


Esta vez les toca a ellas, las más temidas, las más odiadas, las más admiradas, las más… es difícil encontrar el término exacto para definir a una suegra, ya que se trata de personas diferentes que reaccionan de manera imprevista ante este nuevo rol que les toca asumir cuando su  HIJO elije compartir la vida con otra mujer.


Voy a abordar este tema nada fácil desde el punto de vista de una nuera que es lo que me ha tocado. (Hasta ahora porque en algún tiempo seguramente estaré en la vereda de enfrente).



SUEGRA… con solo pronunciar esta palabra, a la mayoría de las personas le da algo así como un escalofrío, una sensación… rara.

Lo peor de todo para nosotras, las mujeres,  es que algún día estaremos en ese lugar que tanto nos ha inquietado en algún momento (o por largo rato).

Sí, sé que no todos estarán de acuerdo en que ser suegra  o tener una es algo complicado. Pero por algo existen los dichos y la idea de que ese parentesco a veces puede jugarnos una pasada algo difícil. 

Antes que nada, reconozco que existen las suegras ideales que nos adoran como si fueramos sus hijas (si es que no tienen una hija verdadera, ya que si es así, nos harán creer esto solo para ganarse nuestra confianza).  También existen las suegras que uno elegiría si tuviera la oportunidad de hacerlo (que seguramente es  la que le tocó a otra, no la tuya). Pero vamos a la realidad masiva, la suegra viene en el combo y hay que tomarla o dejarla.

Si somos medianamente inteligentes, optaremos por intentar establecer una relación cordial y positiva con ella. Nunca debemos olvidar el papel usurpador que nos toca. En muchos casos somos esa “chirusa” que viene sin ningún derecho a robarle al nene. Ella lo parió, le cambió los pañales, le hizo durante años su comida favorita como nadie lo sabe hacer, lo esperó a altas horas de la noche, lo llevó a la escuela, al pediatra,  a los cumpleaños, le lavó y le planchó la ropa como ninguna mucama lo hubiera hecho, lo cuidó cuando estuvo enfermo, en pocas o muchas palabras podríamos decir  que “LA DUEÑA DE ESTE PERSONAJE EN CUESTIÓN ES ELLA”.

Voy a intentar definir los tipos de suegras con los que podemos llegar a encontrarnos. Seguramente no abarcaré a todas, ya que son una especie bastante variada, pero voy a guiarme por lo que yo he visto y  por las historias que he escuchado a lo largo de mi vida. No voy a explicitar cuales han tenido algún parecido con lo que ha mi me ha tocado, cualquier parecido con la realidad es… ¿Pura coincidencia? 

 

SUEGRA COMPETITIVA:   Este tipo de suegra  ve a su nuera como su opositora. Nunca tendrá tu juventud, pero muere por tener varios añitos menos. Envidia tu cuerpo, tu energía, seguramente tu trabajo, tu frescura, pero por sobre todas las cosas, no puede tolerar que la mujer elegida seas vos y no ella.


SUEGRA HIPOCONDRÍACA:   Siempre tiene una enfermedad que la aqueja. Sus enfermedades son todas terminales y necesita ayuda de su hijo para poder sobrevivir. Con esta excusa ridícula, intenta acaparar a la víctima (tu pareja) que muchas veces por lástima o por no escucharla más concurre a sus llamados desesperados .  Esto da como resultado que logre “robar” parte del tiempo que compartís con tu pareja y tenerlo a su lado.

SUEGRA COCINERA:   Este estilo de suegra intenta entrar en confianza y ganarse un lugar privilegiado en tu vida (en realidad vos sos un pretexto porque el lugar lo quiere en la vida de tu pareja, o sea su hijo) por medio de la comida. Ella prepara las tortas más deliciosas, los pollos más sabrosos y los postres más exclusivos. Su gran habilidad en la cocina hace que siempre deseemos comer en su casa ya que nos sale gratis y es de la mejor calidad. De este modo logra  acapararnos y tener más cerca a su cachorro. Les aseguro que terminaremos prefiriendo tomar un té con galletitas de agua antes que someternos a este restaurante, ya que el costo de soportarla termina siendo bastante caro.

SUEGRA AMIGA:  Estas suegras se la dan de amigotas nuestras... ¡Error! Nunca serán nuestras amigas.  Hacen cualquier cosa por identificarse con nosotras, encontrar coincidencias que solo tendríamos con nuestra mejor amiga e intentan que creamos que ella es la mejor opción para contar nuestras intimidades. ¿Acaso le contarías a tu suegra tus problemas  de pareja o lo bien que hace el amor su hijo? Seguramente no, quizás lo hablarías con una amiga, pero ella es TU SUEGRA.  Si consigue ese papel, logrará saber más de su nene ya que él no le cuenta nada de su vida. A no engancharse, amigos son los amigos.


SUEGRA FANTASMA:   A veces no sé si este tipo de suegra no será el mejor exponente en su especie.  Las suegras fantasma hacen su vida y están felices de que su hijo haya conseguido una buena chica. Esto le viene al dedillo para hacer su vida sin condicionamientos y para que el nene levante vuelo (y en lo posible no se le ocurra volver). Ya son muchos años dedicada a su crianza, ahora que se ocupe otra. Te considera la mejor del mundo seas como seas.  Si no sabés cocinar no importa, para eso existe el delivery. Si no sabés planchar nada de preocupaciones, la ropa moderna se estira sola en la soga. Si no tenés trabajo no te juzga, es de las que creen que “contigo pan y cebolla”así que podrán arreglarse de todos modos. Cualquier cosa le viene bien mientras la dejen en paz. Aparece solo cuando se la intima a concurrir a algún cumpleaños o a la cena Navideña.


SUEGRA ACOSADORA:   Estas preguntan absolutamente todo, no quieren perderse un solo detalle. Ya no pueden controlar cada respiro de su hijo y qué mejor que usarte de detective privado. Te pregunta delante de él qué comió en el trabajo el día anterior (¡No entiende que a su trabajo va solo, que vos no estás allí!). Mejor poner límites de entrada y dejar bien en claro que si quiere saber algo de su hijo se lo pregunte a él. Nosotras no somos mensajeras ni espías.  Quiere saber cada movimiento, lugares que visitaron, personas con las que hablaron, qué compraron en el supermercado, qué proyectos tienen.  Es más, le encantaría que tu pareja le cuente a ella cosas que a vos no te cuenta. También le gusta participar en la distribución de los muebles de tu casa y de la organización de tu hogar.

SUEGRA-MADRE:  Esta variedad no se refiere a que sea  maternal con vos ni con tu pareja. Es la suegra que cree que está de vuelta en cuanto a la crianza de un niño (¡Ella ya las pasó todas!) y pretende ser la que ponga las reglas y eduque a TUS HIJOS. Intenta mostrar a su hijo lo buena madre que es ella y lo pésima que sos vos cumpliendo este rol. Siempre tiene una objeción para hacerte, una indicación que darte o pasa por arriba de tu autoridad cuando retás a tus hijos. En realidad quieren mostrar que tienen la fórmula mágica para educar, pero esto es lo que hace delante tuyo ya que apenas te das vuelta es la primera en malcriar a tus hijos y te hace quedar siempre como la mala de la película.


SUEGRA INVISIBLE:   Es aquella que quizás  (y con suerte) viste en una sola oportunidad. Rara vez se acuerda que tiene un hijo así que ni esperes que a vos te registre como su nuera. Se ha pasado toda la vida criticando a su hijo así que ahora no quiere saber más nada de él, ya que no cumplió con sus expectativas. Ahora que lo aguante su pareja que seguramente lo habrá elegido porque lo entiende. A pesar de estar desaparecida, tiene pensamientos bastante retorcidos, porque cree que vos alguna vez te darás cuenta de lo insignificante que es su hijo y seguramente te alejarás para siempre como lo hizo ella.
 
SUEGRA PERFECTA:  Llegamos al modelo más difícil de encontrar. Existen sí, porque hay mujeres que son madres y que pueden vivir una vida equilibrada.  Por lo general el amor no viene solo ya que nuestra pareja tenía una vida y una familia antes de conocerte así que qué mejor que lo que inevitablemente viene en el paquete sea  de la mejor calidad. Si tenés la suerte de ser la elegida de un hombre con una madre que sabe ubicarse, respetar y querer a su hijo desde el lugar que le compete sin
entrometerse en su vida, tendrás una vida más alegre,tranquila y feliz. 


Hasta aquí llega mi análisis del tema suegras. Se dicen muchas cosas, algunas seguramente serán infamias, otras serán verdades, pero lo cierto es que a casi todas nos tocará algún día ser nueras y tenemos que estar preparadas para  enfrentar lo que nos toque. Lo mejor creo, sería que nuestra pareja tenga claro el lugar que ocupa cada una (mujer y madre). Es a él a quien elegimos, de quien nos enamoramos y con quien queremos compartir nuestra vida. Si él no está dispuesto a poner cada cosa en su lugar, habrá que conversar y llegar a acuerdos que garanticen una buena relación con nuestra suegra, en la que cada una sepa muy bien qué lugar ocupa. Mejor nada de confusiones, las cosas claras y lo demás es cuestión de inteligencia y límites puestos a tiempo si es necesario.




  • Arcanastu Blog directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

0 comentarios :

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa, alimenta y enriquece a este blog. Permítenos conocer qué ideas te ha inspirado este artículo.
Puedes comentar como "Anónimo", pero si pones tu nombre será más fácil responderte y más amena la charla.

No borramos comentarios estén a favor o en contra de nuestra opinión, salvo que se trate de insultos o rebuznos anónimos.

Muchas gracias por visitar Arcanastu Blog.


Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog