11 de agosto de 2013

Elecciones de la vida: a cara o cruz


A lo largo de nuestras vidas nos enfrentaremos a cientos de situaciones en las que nos veremos obligados a tomar una decisión, en las que será necesario elegir.  

Para cada cosa que hacemos existe al menos otra opción diferente que podriamos haber elegido, pero escogemos una, algo nos impulsa a que en el momento de actuar lo hagamos de un modo y no de otro.

Elegir es tomar un camino y obviar otros.
Elegir significa optar.
Elegir implica descartar.
Hay personas que por inseguridad, cuando llega el momento de decidir ponen la decisión en manos de otros, porque no  pueden hacerlo.


Se desligan de la responsabilidad de las consecuencias que pueda traerle esa elección. Si tienen que elegir un vino piden opinión al vendedor quien termina siendo el que decide cuál se llevará su cliente inseguro, si tienen que elegir gafas, piden consejo a toda persona que se encuentre a  su alrededor ¿esta me queda bien? ¿a vos qué te parece? ¿Va con el marco de mi cara?

 Yo creo que este tipo de personas son aquellas a las que siempre alguien les maneja su vida (sea esposo/a, madre, hijos, jefes, amigos). En definitiva resulta cómodo y les asegura no ser los culpables (aunque sea en su propia consciencia) si las cosas no salen del todo bien.


Hay otro tipo de personas que parecen tener todo muy claro a la hora de elegir. Sea lo que sea, lo piensan rápidamente y no piensan demasiado en las consecuencias. Una vez tomada la decisión, lo demás se resolverá en su debido momento. Para mí estas son las personas que comúnmente denominamos “prácticas”.
 



No les resulta un problema elegir un vestido, una comida o con qué tarjeta pagarán la compra. Todo se resuelve en cuestión de segundos.





Elegimos estudiar una carrera, casarnos o no, tener o no tener hijos, elegimos el lugar en el que queremos vivir,  elegimos tener una mascota, elegimos como vivir nuestra sexualidad.
La vida que queremos vivir, las personas de las que nos rodeamos, cada acto que realizamos es una elección. Y cada elección es única e irrepetible.

Elegir es un derecho que tenemos las personas. Hace que nos sintamos libres, que nos adueñamos de nuestra existencia.
Hay circunstancias en las que una pequeña decisión puede modificar por completo el curso de los acontecimientos futuros, dónde elegir cara o cruz puede significar una vida feliz... o todo lo contrario




Qué bueno pensar que elegir puede llevarnos a un cambio, porque elegir significa CAMBIAR el futuro, es arriesgarse un poco y no quedarse en el camino dejando que las cosas pasen alrededor.



Elegir es en definitiva algo casi mágico que hará cambiar las cosas según el camino escogido, siempre guiados por nuestros deseos y convicciones.




  • Arcanastu Blog directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

10 comentarios :

  1. qué lindas palabras!! a mí siempre me costó elegir, tomar decisiones, estoy tratando de ir paso a paso y si me tengo que equivocar, asumir eso con tranquilidad, besos

    ResponderEliminar
  2. Hoy, un día especial para pensar en la importancia de "elegir"... Gracias Sil por tu comentario!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó muchísimo el texto, expresa mucho de nuestra vida y como pequeñas decisiones nos definen. Ahora leo la otra que entrada y la comento; coincido con esta, y llego a pensar que en esta etapa de mi vida me considero un intermedio jaja. ¡Te sigo! Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario Camila! Espero verte seguido por acá. Nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. Creo que la mejor opción es la que se toma con el corazón.
    La libertad de acción es la que nos da la capacidad de elegir o decidir.
    Te dejo un abrazo inmenso.
    Que tengas una linda semana, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rayén! definitivamente dependerá de cada pequeña decisión que tomemos lo bien que la pasemos. Y si, lo que elegimos con el corazón nos garantiza mejores resultados. Buena semana para vos también! Besos!

    ResponderEliminar
  7. Está muy bueno el texto reflexivo, la importancia de decidir, optar, emprender, cambiar, con confianza. Asumiendo riesgos cuando es necesario, hacernos cargo de las propias decisiones nos hace libres. Están las pequeñas de todos los días, y aquellas, a veces difíciles de tomar pero siendo conscientes de que es para bien, debemos hacerlo.Finalmente con nuestras decisiones somos artífices de nuestro destino.
    Un beso Meri Ruiz.

    ResponderEliminar
  8. Elegir es arriesgarse sabiendo que podríamos haber tomado otro camino.. Y bueno, los resultados nos dirán si elegimos bien y si no.. siempre hay tiempo para cambiar de opción. Saludos Migue! y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  9. Meri, esto que nos expones es buenísimo. Es de na comodidad campeona buscar a quien echarle la culpa, si las cosas no resultan bien. No se corren riesgos ni se asumen consecuencias. Aborrezco ese tipo de actitudes, que son por cierto: Muy comunes!
    Fuerte abrazo y gracias por permitirme conocerlos. Enhorabuena por su blog, que será muy trascendente en este mundo cyber, con su magníficas aportaciones. De antemano , Gracias!!
    Sara D.

    ResponderEliminar
  10. Sara, gracias por pasarte por aquí a conocernos. Creo también que no hacerse cargo de las propias decisiones es de cobardes, sea cual sea el resultado,cada pequeña elección que modifica nuestra vida es la forma en que nosotros elegimos vivirla. Lo mejor para mí es ver como va tomando nuevos cursos a veces inesperados. Elegir es finalmente una aventura.. Saludos!!

    ResponderEliminar

Tu opinión nos interesa, alimenta y enriquece a este blog. Permítenos conocer qué ideas te ha inspirado este artículo.
Puedes comentar como "Anónimo", pero si pones tu nombre será más fácil responderte y más amena la charla.

No borramos comentarios estén a favor o en contra de nuestra opinión, salvo que se trate de insultos o rebuznos anónimos.

Muchas gracias por visitar Arcanastu Blog.


Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog