15 de julio de 2013

Esas malditas etiquetas


Etiquetar equivale a limitar, a cerrar caminos. Etiquetar es rotular, encasillar y hasta diría sentenciar.
¿Por qué muchas personan viven  poniendo etiquetas a todo el mundo? ¿Por qué esa necesidad de que todo nos cierre de algún modo?
 “Robertito es de lo dulce y Danielito es de lo salado”, “no ves que sos torpe”.. Incluso muchas veces nos etiquetamos a nosotros mismos para saber en donde estar parados, para sabér qué somos.

Deberíamos revisar como nos expresamos cotidianamente hacia los demás, porque encasillándolos no estimulamos sus potenciales que seguramente no estarán a nuestra vista.. Como bien dijo el Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”. Y si ese potencial invisible a los ojos está, con las “malditas etiquetas” podríamos dejarlo muerto para siempre.

Cuando etiquetamos a otro emitimos un JUICIO de valor sobre la otra persona, determinamos por ciertas actitudes observables, cómo es esa persona sin saberlo realmente. Somos mucho más que lo que ven los demás de nosotros y tenemos el derecho a reservarlo.

Hace muy poco me sucedió que estando en una reunión laboral, mientras tomábamos el café habitual previo a comenzar nuestra tarea, una compañera hizo un comentario sobre mi persona que me dejó bastante atónita. Resultó ser que estábamos conversando sobre los abrazos y las demostraciones de afecto. De pronto, dirigiendose a mí dijo: "Ella es fría". Suele suceder que personas que se abrazan públicamente, se dan vuelta y hablan mal de esa misma persona que abrazaron segundos antes. Yo no soy ese tipo de personas. Abrazo cuando realmente siento algo por esa persona que recibe mi demostración. Beso cuando tengo un vínculo afectivo que me motiva a ello. No voy por la vida besando y abrazando gente. Pero sí lo hago cuando lo deseo, cuando lo siento. Alguien que me conoce hace veinte tantos días, no está apta para emitir un juicio de valor sobre mí, para etiquetarme  como fría frente a mis demás compañeras de trabajo ni frente a nadie. Me tomó por sorpresa, me sentí “mal tratada”, evaluada y juzgada. Alguien que no sabe nada de mí, me estaba poniendo en un lugar que no es el mío. Evidentemente lo esencial era invisible a sus ojos.

Siendo docente desde hace muchos años, he visto con cierta frecuencia a colegas que etiquetan a sus alumnos con comentarios absolutamente destructivos. Con qué derecho podemos hacer que un niño con su vulnerable cabecita, se convenza de que es “malo”, de que es “insoportable” o cuantos otros adjetivos descalificativos se nos ocurran. Las etiquetas no siempre descalifican, a veces ponen al otro en una exigencia que quizas no está apta para respnder o no es de su agrado: "Paulita es tan inteligente", "Susanita es tan colaboradora". Muchos padres queremos que encajen en el patrón que tenemos preparado para ellos desde que supimos que existían. Y esas exigencias las trasladamos a cuanto nos rodea. ¿No será que la propia inseguridad nos lleva a “ETIQUETAR” a otros?


Mejor dejemos las etiquetas para los vinos y para las prendas y permitamos que las personas tengan la oportunidad de SER LO QUE QUIERAN SER. No hay una sola opción que encasille a alguien. Todos lloramos, nos enojamos, gritamos o estuvimos inquietos alguna vez y no por eso somos “llorones”, “cabrones”, “gritones” o “inquietos”.

Cuánto mejor sería que podamos construir en vez de destruir, potenciar todo aquello positivo para que pueda salir a la luz.


  • Arcanastu Blog directamente a tu e-mail

  • O suscríbete por otras vías:RSS

2 comentarios :

  1. Quizás el ser humano intenta ponerle nombre a lo que no conoce o le asusta y de allí surgen las etiquetas, una forma pobremente eficaz de identificar lo que le rodea.

    ResponderEliminar

Tu opinión nos interesa, alimenta y enriquece a este blog. Permítenos conocer qué ideas te ha inspirado este artículo.
Puedes comentar como "Anónimo", pero si pones tu nombre será más fácil responderte y más amena la charla.

No borramos comentarios estén a favor o en contra de nuestra opinión, salvo que se trate de insultos o rebuznos anónimos.

Muchas gracias por visitar Arcanastu Blog.


Los Autores Somos


Button_F1

Entradas del Blog